¿Por qué no hablamos de la muerte?

A muchas personas que habéis llamado, os hemos invitado a participar activamente en nuestros blogs, mediante comentarios o con algún texto que queráis publicar.

Aquí tenemos la carta que nos ha enviado una amiga de 16 años. Va sin firmar, porque este servicio es confidencial y nuestra amiga escritora así nos lo ha pedido.

Aquí tenemos una interesante reflexión sobre algo tan cercano a nosotros y nosotras y tan ligado a la vida, como es la muerte.

Nuestra colaboradora habla de los sentimientos que en ella despierta este tema. Plantea que hoy en día no se habla de la muerte, en algunas casas parece un tema tabú y piensa que habría que hablarlo en la familia, desde el cariño y la confianza. Espero que os guste.

“Hoy estoy dándole vueltas a la cabeza al tema de la muerte. Y es que hay cosas para las que no estamos preparados. Continuar leyendo “¿Por qué no hablamos de la muerte?”

La buena amiga

Hoy hemos recibido una de esas llamadas que nos reconcilia con vosotros y vosotras, chavales y chavalas que nos soléis machacar a bromas telefónicas, jejeje; una llamada en la que comprobamos que sois solidarios y solidarias y que os preocupáis por lo que le pasa al otro o la otra… Venga, os lo cuento.

Una chica, de unos 14 o 15 años, marca el 116.111 para decirnos que está preocupada por una amiga suya; al parecer, su amiga está muy delgada, pálida, no come nada y le dice que se ve gorda. Vamos, que esta chavala que llama, con razón, piensa que su amiga puede estar sufriendo una anorexia.

También nos cuenta que el profesorado del colegio al que acuden ambas, ya se han percatado de lo que le pasa a esta chica y, por ello, se han puesto en contacto con la madre y el padre de ésta y, por lo tanto, es de esperar que actúen acompañando a su hija al médico para tratar de ayudarla ante esta situación.

A pesar de ello, la chavala que nos llama, quiere hacer algo más y no sabe qué; nosotros le decimos que, dado que los padres de su amiga ya están sobreaviso, lo mejor que puede hacer ahora es estar al lado de su amiga, que la acompañe, la dé cariño, le exponga, si no aguanta más, su propia preocupación al verla así, etcétera… Es decir, que siga ejerciendo de amiga como siempre ha hecho.

Y, por supuesto, nosostros, desde Zeuk Esan, la felicitamos por llamar y por demostrar que es buena amiga; le decimos que su amiga tiene mucha suerte por tenerla a ella a su lado y que, seguro, con su compañía y apoyo, superará esta situación en poco tiempo.

Pues eso, que estamos muy contentos cuando nos encontramos con llamadas así… En todo caso, ¿qué otras cosas le diríais vosotras y vosotros a esta chica?

Imagen vía Flickr (CC)

Te escuchamos, chaval

“¡Hola! Estoy triste. Estoy mal. Hace un mes falleció mi ama y mi aita se encuentra ingresado y no puedo estar con él. Tengo dos hermanos mayores que tienen sus familias y que viven fuera de aquí, de mi pueblo, y me voy a tener que ir con ellos y, por lo tanto, voy a tener que dejar a mis amigos… Voy a estar solo… estoy triste… la vida es una mierda”.

Hace unos meses nos entró una llamada al teléfono 116.111 – Zeuk Esan parecida. Un chaval triste, embajonado, preocupado, afectado, lógicamente, por unos cambios importantes, importantísimos en su vida, con sólo catorce años. Cosas que afectan a cualquiera y más en estas edades.

¿Qué podíamos hacer nosotras, nosotros al otro lado del teléfono? Te vamos a contar lo que hicimos: escuchar. Fundamentalmente escuchar. No caímos en el “venga, todo esto pasará”; o en el “venga, tienes que ser fuerte”; no, una situación así no pasa de un día para otro; no creemos que el chaval tenga que ser fuerte. De hecho, lo normal es que esté como está.

Escucharle, entenderle, sostenerle, permitir que se desahogase. Cuando iba pasando la congoja, hacerle ver que el hecho de ir a otras ciudades, con sus hermanos, no iba a ser fácil, por supuesto, pero también le daría la oportunidad de conocer sitios nuevos. Hablamos de sus amigos, de cómo podía despedirse de ellos diciendo “hasta luego” y haciéndole ver que, del mismo modo que había hecho amigos en su pueblo, podría hacerlo en otros lugares. Incluso hablamos de esos sobrinos de los que iba a poder disfrutar.

No fue fácil, claro que no, pero aún era más difícil para él. Creemos, al menos, que desahogarse, se desahogó. Casi 45 minutos de charla, de escucha, tres cuartos de hora llorando, sirvió para quedarse un poco a gusto. Como cuando vomitas tras tener un fuerte dolor de tripa. El dolor desaparece y estás un poco mejor cuando lo has echado todo.

Le invitamos a volver a llamar cuando lo necesitase y nos dijo que lo haría porque sabía que esa tristeza que sentía no se le iba a pasar tan rápido. Normal, chaval, normal. Volveremos a escucharte para que, aunque sea un rato, te sientas un poco mejor.

*IMAGEN VÍA FLICKR

¿Vacaciones en un Campo de Trabajo?

¡¡Hola!! Imagino que estaréis a punto de comenzar las vacaciones, ¿no? ¡Y con muchísimas ganas, imagino!

Una seguidora de nuestro blog, amablemente vía e-mail, ha querido compartir con nosotros sus pensamientos. Además, ya sabéis que podéis tomar parte en este blog cuando queráis, enviando vuestros escritos. Si no lo recordáis, lo repito: ¡¡¡enviad vuestros escritos!!! porque los publicaremos en el blog.

Y aquí la opinión que nos comparte nuestra seguidora, espero os guste.

 

“Vacaciones. Lo más. Playa, fiestas, juerga, solecito, chicos guapos… Y este año además no me voy de vacaciones con mis padres. Eso sí, la semana que ellos estén en el pueblo yo me voy a un campo de trabajo. Sólo con esa condición he conseguido librarme de ir al pueblo con ellos como siempre.

Mis amigas se han quedado flipadas al decirles que me voy a un campo de trabajo. Flipadas, porque sí que es verdad que el nombre no tiene muy buena pinta: ¿Vacaciones y trabajo en la misma frase? Aún así, yo tengo mogollón de ganas de ir. Creo que puede estar muy bien.

Me voy a rehabilitar una antigua casona a un pueblo costero de Asturias con chicos y chicas de diferentes lugares. O sea, que además de mantener lo del sol, la fiesta y algún posible amor (espero), voy a tener la oportunidad de conocer gente de fuera de mi entorno, lo cual es una oportunidad a propósito para tener un montón de  experiencias de vida.

Además, el curro que vamos a hacer servirá para alojar a chavales y chavalas más jovencitos a partir del curso que viene, con lo cual una se siente hasta mejor. Y qué queréis que os diga pero a mí tanto tiempo libre me agobia. Creo que puede estar guay. Ya os contaré.

A vosotras y vosotros, ¿qué os parece?, ¿os apuntaríais a un campo de trabajo?”

The Police (Gotzon -16 años)

Hoy has madrugado más que ayer, más que estos otros días, a las 6:41. Te has levantado de la cama y dirigido a la cocina. No has desayunado. Frente al espejo del baño has permanecido quieta un largo tiempo. Te has maquillado con el “Rimel” caro que hará seis días te regaló tu chico y has pintado tus labios de rojo. No te vale; en tu cara no hay luz

A las 7:36 has salido de casa en dirección al trabajo. Te has detenido en la floristería que tiene Walter a poco más de cien metros de tu casa, como todas las mañanas, mirando las rosas blancas; y como otras veces, no has comprado ninguna.  Pero antes de partir, has rozado suavemente una de ellas con los dedos de tu mano izquierda.

Has continuado tu camino; andas un poco tarde. A las 7:58 has llegado a la universidad de “St. George Collegue”, donde das clases. En el descanso, sobre las 11:17, has salido frente a la puerta a tomarte un café. Un descafeinado con una nada de leche. Has recibido una llamada y la has atendido. Has querido reír y mostrarte más alegre; te cuesta mucho. Algún plan para la tarde. A Las 11:44 has vuelto a entrar dentro, con Turner, el profesor de física. A las 19:02 has salido por la misma puerta, con tu chaqueta y la bufanda roja. No tienes que entrar dentro hasta mañana.

A las 19:13 un  Opel Astra se ha detenido frente a ti. Has querido sonreír. No te ha resultado fácil. Has abierto la puerta, te has sentado dentro, has cerrado y habéis salido, hacia la izquierda tras la primera curva.  El coche se ha detenido frente al cine Odeon, en “Elisabeth II St.”. Habéis salido del coche, tu chico y tú. Él ha pasado su brazo por encima de tu hombro y habéis entrado dentro.

A las 22:11 salís del cine. Tienes frió y tu chico se ha quitado la chaqueta para abrigarte con ella. No es eso; sigues sintiendo el mismo frió. Entráis en el coche y son las 22:12, Os dirigís a tu casa. Las 22:27 y el coche ha parado frente a tu portal y tu chico sale contigo para despedirse. Con sus manos en tus hombros, ha querido besarte. Has ladeado ligeramente tu cara a la derecha. El beso la has sentido en la mejilla izquierda. Te ha dado las buenas noches, ha entrado en su coche y ha marchado. Te has quedado mirándolo según se alejaba, a las  22:31. No hay sonrisa, aunque si una leve felicidad.

Entras al portal y subes las escaleras. Son las 22:36, una vez en casa, lanzas las llaves al sofá, junto a la chaqueta y tu bufanda. Te diriges a la cocina con algo de hambre. Cuando lo has visto, tu cara ha sonreído; esta vez sin esfuerzo. De alguna manera, ya sabes que no ha sido tu chico. Él no es de hacer estas cosas.  Cuando has cogido las dos rosas blancas con tus manos, te has dado cuenta del pequeño papel que pendía. Lo has leído. Lo sé porque te lo he leído en tus labios. Quizás sea porque te resulta grato tener un ángel protector a sentirte sola. Quizás sea que has adivinado que se trata de mi letra; pero a las 22:41, has vuelto has sonreír sin esfuerzo.

“…I´ll be watching you…”

¿Quiénes somos?

Cada vez oigo hablar más sobre los problemas que tiene la sociedad en cuanto a las llamadas nuevas tecnologías, que, ya no son tan nuevas.

Hablo de las Redes Sociales, de Instagram, de los servicios de mensajería instantánea como Watsapp, Telegram…me fascina ver cómo nos encandilan estas herramientas. Con el uso apropiado podemos beneficiarnos de sus ventajas; no obstante, no todo lo que reluce es oro.

Nos encontramos en una era donde la tecnología avanza a pasos agigantados. Los/as adultos/as empezamos a hacer uso de esas herramientas tecnológicas y se lo enseñamos a nuestros/as sucesores/as. Los/as jóvenes tienen la habilidad de aprender deprisa, y si se trata de estas tecnologías, más aún, diría yo. En cambio, me preocupa que parece que no existe nada más que la pantalla, y la imagen Continuar leyendo “¿Quiénes somos?”

Amistad y Precaución

¡Saludos de nuevo a quienes seguís este blog!

Hoy vamos a compartir una historia muy real que nos ha llegado vía 116 111 no hace mucho.

Cada quien, que saque su moraleja, pero lo primero que queremos destacar es la importancia de la Amistad. ¡¡¡Qué suerte tienen algunas personas de contar con un grupo de amigas y amigos que se preocupan tanto por ellas!!! Porque eso es la amistad, pasarlo bien en los buenos momentos y en los malos, estar apoyando, sin cesar, siempre al lado, aunque la persona que lo pase mal ni siquiera sienta que necesita ayuda.

Y a veces un buen amigo, una buena amiga se mete en problemas, en la boca del lobo y no se da ni cuenta, para temor de quienes la/lo rodean. En Zeuk Esan no somos alarmistas, pero hay situaciones hoy en día muy peligrosas en las cuales nos jugamos incluso la vida. Continuar leyendo “Amistad y Precaución”

El Enamoramiento Y Sus Cositas

¿Qué tal los carnavales?

Yo ando de pueblo en pueblo, de fiesta en fiesta y de flor en flor, como decimos nosotros/as.

No sé lo que me pasa últimamente que, cuando creo haber encontrado a alguien que me gusta de verdad, resulta que después de un tiempo no es como al principio. Luego conozco a otra persona y vuelta a empezar con las cosquillas en el estómago…y temporada sin poder quitármelo/a de la cabeza… Mis amigos/as me dicen que me encapricho muy rápido, pero yo no lo suelo sentir como tal.

En mi cuadrilla tampoco están como para hablar, la verdad. Tengo una amiga que cambia de pareja cada semana. Y un amigo que no se decide, porque Continuar leyendo “El Enamoramiento Y Sus Cositas”

Navegar con máxima seguridad.

¡Hola de nuevo!

Hace un tiempo os pedimos participación y aquí os transcribimos el e-mail que hemos recibido de una joven colaboradora. Espero que os guste y le saquéis chispas, porque se ha tomado el trabajo de adjuntarnos los enlaces a ciertos materiales de gran interés.

¡¡¡Muchas gracias amiga!!!

“Están mis padres dándome la chapa con los riesgos que puede tener un mal uso de Internet, que si dejas tus datos te pueden raptar o yo que sé….Se creen que estamos en la inopia y que no nos damos cuenta de las cosas que suceden a nuestro alrededor. Bueno, siempre hay alguna persona despistada que se deja el Instagram abierto y viene su madre y ve las fotos de todas sus amistades… y no miro a nadie…pero esos son casos muy puntuales.

Aún así, tranquila como estoy porque en muchos sitios nos informan y nos avisan de los posibles peligros, he encontrado un listado para navegar con seguridad por la red que me ha gustado mucho (por eso os le he enlazado) porque no te dice que todo es malo y que no te metas donde no sabes, sino que enseña a que distingamos lo que está bien y mal, a reconocer lo peligroso, lo que parece normal y  no lo es y cómo salirte cuando algo te mosquea.

Pero una cosa quisiera dejar claro: muchas veces nuestros padres y madres se preocupan porque no están informados, porque para algunos ésto es tan nuevo que no tienen ni idea y hacen caso de los alarmistas que van diciendo que ellos saben mucho y que internet es el demonio. Estoy segura de que si nos sentáramos con ellos y les enseñáramos lo que realmente hacemos, se quedarían más tranquilos y nos molestarían mucho menos con sus temores.

Hay un montón de direcciones que te aportan información, aquí algunos ejemplos :  Pantallas Amigas,  Masticable,  Menores OSI y muchas más.

Ahora, que lo de que nos dejen más tiempo en el ordenata, ¡¡¡ no sé cómo vamos a conseguirlo!!!

Foto:  Seguros en la WEB

UNA MIRADA HACIA EL AÑO TRANSCURRIDO

Es típico escuchar a la gente hablar sobre el año transcurrido, los planes satisfechos o los que faltan por hacer y, los proyectos y expectativas que vendrán para el año que viene.navidad-postDe pequeña, recuerdo haber escuchado a los adultos hablar sobre esta clase de cosas. Yo no lo entendía, ya que para mí, las Navidades significaban reuniones familiares, regalos y comida, sobre todo mucha comida; ah, y vacaciones, casi me olvido.

Recuerdo que quedaba con mis amigas el 25 de Diciembre y nos enseñábamos las unas a las otras lo que nos había traído Olentzero. Jugábamos hasta hartarnos y fichábamos aquellos regalos que, quizás, si nos portábamos bien, en un futuro serían nuestros (los pondríamos en la próxima lista de regalos).

También recuerdo aquellos comentarios que me hacían mis abuelos:       << ¿te has portado bien este año? ¿Qué vas a pedir para el nuevo año? >> Esta última pregunta no la entendí bien del todo, porque creía que hacía referencia a los regalos que iba a pedir. Ahora, que han pasado unos años, sé cuál es el significado de esa cuestión: cuales son las expectativas que tengo para el nuevo año (lo que estudiaré, cómo me organizaré, los proyectos que construiré…).

Creo que en la medida que nos hacemos mayores, los significados de las cosas cambian, la mayoría de las veces; aunque no siempre, y menos mal. Recobrar las sensaciones de la niñez son tan importantes como aceptar las que tenemos ahora o las que tendremos cuando seamos adultos, porque es importante seguir jugando con el niño/la niña que llevamos dentro. A veces me gustaría volver a esas Navidades que, con 7 añitos todo me parecía mágico: las luces del árbol, los cánticos, ver a los/as de mi familia disfrazados/as haciendo el payaso…, así que creo que estas Navidades retrocederé en el tiempo, me disfrazaré, cantaré, encontraré en cada detalle la magia del momento y compartiré estos días con los/as más peques de la familia, porque dicen que casi todo se contagia, y la magia es una de esas cosas.